La vacuna es la medicina del oro negro

Artículos relacionados

Después de un año de inestabilidad, los precios de crudo se están recuperando a niveles pre pandemia. Hace un año, el precio del petróleo (“oro negro”) se hundió con una caída alrededor de 70% y llegando a un  precio negativo, como fue el crudo en el mercado estadounidense, West Texas Intermediate (WTI), que llegó el 20 de abril de 2020 a menos 37,63 dólares por barril, por efectos de: (i) la caída de la demanda de petróleo global, (ii) la reducción de al menos 18 millones de barriles diarios (mbd), una cifra equivalente al 20% de la demanda global, (iii) la parálisis de sector transporte que representa aproximadamente el 70% del consumo total de petróleo a nivel global, (iv) la reducción de la demanda de energía en el mundo y (v) la poca reducción de la producción de petróleo que se redujo en una cifra equivalente al 2,0%, en los exportadores de petróleo (OPEP).

Es decir, en un contexto de pandemia (COVID-19), la caída del precio del crudo provocó la reducción de los ingresos fiscales provenientes de los recursos no-renovables (sobre todo en países como Venezuela, Colombia y Trinidad y Tobago, donde representan en promedio el 98%, 60% y 57%, y también, en otros países más diversificados como Brasil y México donde los hidrocarburos representa en promedio +7% de las exportaciones del total de bienes). También, un impacto en los niveles de inversión y gastos de capital en el sector de hidrocarburos.

En el mercado internacional, el precio del crudo, está dada por la oferta y la demanda, como también aspectos geopolíticos, estos a su vez dependen de diversas variantes en el mundo. La demanda, está determinada directamente por los datos económicos que impactan al crecimiento económico, mientras este sea mayor el precio será alto, y viceversa. Por otro lado, la oferta está determinada por las decisiones de la OPEP y los inventarios semanales de EE.UU. En el mundo existen dos tipos de crudos: El Brent que se extrae de campos petroleros de los países conformados por la OPEP (13 países de África, Asia y Sudamérica) y, el WTI que se extrae de campos petroleros de Estados Unidos.

Se espera que el 2021 el precio del crudo siga recuperándose y que la demanda global llegue durante 2021 y 2022a niveles previos a la crisis. Goldman Sachs considera que el precio del crudo como el Brent alcanzará los US$ 80 por barril. Por su parte la OPEP ha manifestado un precio entre 70 y 80 dólares el barril, el cual está dentro de un rango que genera beneficios reales y un precio por encima de los 100 dólares por barril (escenario optimista) sólo se daría en un escenario de fuerte demanda, suministro estancado debido a la falta de inversión, una capacidad de reserva limitada e interrupciones geopolíticas, algo que no sucederá, hasta que no pase los efectos de la pandemia.

Al cierre de este informe el precio del crudo esta por los 68,23 dólares por barril (próximo a superar el precio máximo del Brent, del 7 de mayo que, fue 69,88 dólares por barril). Finalmente  los factores que explican el repunte del precio del crudo son: (i) la disminución del número de contagio por COVID-19 en en ciertas regiones, incluidos EE.UU. y Gran Bretaña, (ii) los efectos positivos del aumento del nivel de vacunación de la población mundial, (iii) el crecimiento de la demanda de petróleo que crecería en un rango de 5,5 millones a 6,5 millones de barriles por día (bpd) este año y (iv) el incremento de la producción de petróleo que se incrementaría este año en 2 millones de bpd.

Pese a ello, en la actualidad la India, que es el tercer mayor consumidor de crudo del mundo, es el más afectado por la pandemia y con medidas de confinamiento, lo que afectaría el crecimiento y su demanda. Pero según lo mencionado por Suvro Sarka (Vicepresidente Senior – DBS Bank), el crecimiento de la demanda de petróleo de la India se verá afectado durante al menos un par de meses, pero es posible que no afecte lo suficiente a la recuperación de la demanda mundial de petróleo.

Nuestros blogs

Open chat